Carne-vs-pollo-Comparacion

Last Updated on septiembre 1, 2021 by Orizonia

Al buscar qué tipo de proteína incluir en nuestra alimentación, es lógico preguntarnos cuál puede ser mejor.

Pasamos por las carnes rojas y las blancas, donde uno de los debates más populares es cuál resulta más beneficiosa entre carne vs pollo.

En este artículo te contamos TODO lo que debes saber sobre estas proteínas animales, como sus valores nutricionales, consumo y su impacto a la salud.

Carne vs pollo

Tanto las carnes rojas, como las blancas, constituyen una parte importante en la dieta de personas que no optan por lo vegano o vegetariano.

Ambas tienen sus beneficios a la salud, aunque, alternativas como la carne roja deben ser consumidas con prudencia y no de forma excesiva ya que podría estar relacionada con riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, esto según la Fundación Española del Corazón.

Por esto, resulta VITAL conocer sus diferencias y qué aportan realmente a una alimentación saludable.

A continuación, te presentamos carne vs pollo:

1. Consumo de carne de res y de pollo

Consumo-de-carne-de-res-y-de-pollo

Según datos de la Universidad Complutense de Madrid, en España se consume al menos 14 kilos de carne de pollo al año, siendo números que, además, van en aumento.

Por otro lado, la carne de res representa al menos unos 50 kilos al año por persona, lo que es MUCHO comparado con lo recomendado por la OMS, que indica como valores normales unos 21 kilos al año.

Aun así, la carne roja en general ha sufrido un descenso en su consumo, esto según estadísticas desde el año 2006.

¿Por qué ha habido un descenso en el consumo de carne de res?

Esto se debe a varias razones, una de ellas es la concientización sobre el cambio climático y los gases de efecto invernadero producto de la industria cárnica, por lo que muchos han migrado a una dieta más vegetal u optado por otro tipo de proteínas, como el pescado o el pollo.

De igual manera, este descenso de consumo se podría deber a los estudios que relacionan este tipo de carne con diferentes enfermedades, como cardiovasculares o la aparición de diferentes formas de cáncer, como el colorrectal.

Que la gente elija el pollo sobre la carne, también se debe a su precio, ya que el primero es menos costoso que los diferentes cortes de carne, por lo que es lógico que los números en el consumo vayan en aumento.

2. Valores nutricionales del pollo y la carne de res

Para poder comparar los valores nutricionales de la carne de pollo y la carne de ternera, es necesario tener en cuenta el tipo de corte a elegir.

En cuanto a las carnes rojas, siempre debes elegir aquellas que ternera magra, al tener el mejor porcentaje de grasa y ser más ricas en proteínas de mejor calidad.

En comparación, la carne de res tiene un nivel más alto de grasas y de calorías que el pollo, mientras que esta última, tiene un mayor porcentaje de proteínas, por lo que es una carne ideal para dietas especiales y bajas en calorías.

Pasemos a analizar sus valores nutricionales a detalle:

  • Vitaminas:

El pollo es más rico en vitaminas, incluyendo la E, K, B1, B3, B5 y sobre todo de vitamina A, mientras que la carne es conocida por su alto porcentaje de vitamina B12.

  • Minerales:

Aunque en las vitaminas gane el pollo, cuando se trata de minerales la carne magra de ternera tiene las de ganar y es que cuenta con unas altas cantidades de hierro y de zinc, además de ser más rica en calcio y potasio.

El pollo, por su parte, tiene buenas concentraciones de magnesio y fósforo.

  • Proteínas:

El pollo es una EXCELENTE fuente de proteína, por lo que es muy recomendada incluso para atletas o deportistas de alto desempeño.

Es importante saber que nuestro cuerpo puede absorber hasta un 74% de las proteínas de la ternera, mientras que este porcentaje aumenta a 80 cuando se trata de las proteínas del pollo.

  • Grasas:

Si tienes una dieta especial en la que buscas disminuir el consumo de grasas, lo mejor es que optes por el pollo.

Este tiene menos calorías, colesterol y grasas saturadas en comparación con la carne de res, aunque OJO que en el pollo la mayoría de la grasa se encuentra en la piel, por lo que debes evitarla al momento de consumir esta proteína.

  • Versatilidad:

Si hablamos de versatilidad, el pollo es un tipo de carne muy diversa, al poder emplearse en un montón de platos diferentes.

Con un pollo entero, se pueden preparar desde comidas al horno, barbacoas, pollo frito, rostizado, pechugas a la plancha, sopas… La lista puede seguir.

Con la carne, tenemos la desventaja de que las preparaciones se basan en el tipo de corte que hayas elegido, ya que no todos son aptos para todo tipo de recetas.

  • Energía:

Aunque ambos tipos de proteínas son excelentes cuando se trata de fuentes de energía, tienen sus diferencias.

El pollo es ideal si buscas periodos cortos de energía, esto al estar formado por fibras musculares de contracción rápida, al contrario de la carne roja que se absorbe más lentamente por sus fibras musculares de contracción lenta, siendo más apropiada para actividades de resistencia.

3. Impacto en la salud

Impacto-en-la-salud-de-la-carne-y-el-pollo

El consumo tanto de carne como de pollo representan ventajas y desventajas a la salud que debes considerar al momento de comerlas.

Por un lado, la carne blanca, donde entra el pollo, se considera como una carne con un alto contenido de proteínas de buena calidad, por lo que es considerado como un aliado en la alimentación saludable.

Por el otro, las carnes rojas, según recomendaciones de la OMS, la Fundación Española del Corazón y otras instituciones de la salud, mientras se consuma en niveles normales y no excesivos, no resultará en un problema.

Veamos los principales impactos a la salud de este tipo de carnes:

  • Salud cardiovascular:

Las carnes rojas tienen una mayor concentración de acidos grasos saturados y grasas trans, lo que quiere decir que son más propensas a elevar los niveles de colesterol o perjudicar la salud cardiovascular.

Es por esta razón que, además de un consumo no frecuente, también se recomienda elegir los cortes de carne que sean magros.

De igual manera, hay estudios que demuestran que el consumo en exceso de carne de pollo y de aves en general, podría perjudicar a la salud cardiovascular.

  • Diabetes:

El consumo de pollo y carne de res puede estar asociado con un incremento en el riesgo de desarrollar diabetes, esto lo sugieren estudios que comparan a personas que comen y que no comen este tipo de proteínas.

Esto podría estar relacionado con el contenido de hierro hemo encontrado en proteínas de origen animal, al igual que otras sustancias químicas que pueden ser responsables del aumento del riesgo de diabetes.

El riesgo de diabetes tipo II puede incrementar dependiendo del tipo de preparación de la carne.

Esto es lo que sugiere un estudio de la Universidad de Harvard, donde explica que preparaciones donde se utilizan temperaturas demasiado altas podrían formar químicos que podrían ser responsables de dicho riesgo.

  • Cáncer:

Existen diferentes estudios sobre la asociación del consumo de carnes (sobre todo de carnes rojas) y la aparición de diferentes tipos de cáncer.

De hecho, hay todo un informe de la OMS (Organización Mundial de la Salud) donde se explica que el consumo de carnes procesadas puede causar cáncer colorrectal, mientras que las personas que consumen carnes rojas pueden incrementar el porcentaje de riesgo de desarrollar algún tipo de cáncer.

Y ¿cuáles son las carnes rojas? La OMS las señala como aquellas con una alta presencia de mioglobina en su composición, lo que les otorga la coloración roja, estas incluyen la res, ternera, cerdo, ovino, caballo, entre otras.

  • Alergias:

Las alergias a las proteínas animales, aunque raras, existen y es importante que tengas conocimiento de ello.

Este tipo de alergias a la carne pueden desarrollarse en cualquier etapa de la vida, pueden implicar hinchazón, coloración roja, náuseas, vómitos, dolores de estómago, diarrea y otros síntomas relacionados.

Conclusión: Cuál tipo de carne es mejor la res o el pollo

Podemos concluir en que, cada tipo de carne cuenta con sus ventajas y desventajas, que una resulte mejor o peor dependerá de tu tipo de alimentación.

Por ejemplo, si necesitas seguir una dieta baja en grasas y calorías y además buscas opciones de carnes saludables, lo mejor es elegir el pollo, sobre todo las pechugas y dejar a un lado siempre la piel que es donde se acumula gran parte de su porcentaje graso.

La carne de res puede resultar beneficiosa para quienes necesiten de una ingesta alta de minerales y vitamina B12.

Lo que sí es recomendable es evitar las carnes procesadas por completo o consumirlas con muy baja frecuencia.

¿Cuál de estos tipos de proteínas consumes más? ¿Eres de comer más pollo que carne o al contrario? ¡Cuéntanos en comentarios!

Fuentes:

Deja su mensaje