mejor-rallador-de-quesos

Los amantes de queso sabemos que no hay como él para darle sabor a nuestras vidas y, cuando está rallado, siempre le da un toque decorativo y más atractivos a nuestros platos favoritos, como la pasta o una cremita de verduras, para esto necesitamos el mejor rallador de queso.

Los Mejores Ralladores De Queso

¿Cuál es el mejor rallador de queso?

Para preparar tus recetas saladas o dulces, nada como contar con un buen rallador que, además que cortar todo tipo de quesos, sea tan versátil como para permitirte rallar tabletas de chocolate, limón y otros ingredientes. Además de la versatilidad, es importante que sea fácil de limpiar para asegurarte que no quede ningún residuo y siempre sea seguro de usar. ¿Y por qué no? Es recomendable buscar el menos costoso.

1. Rallador de queso eléctrico de Ariete Gratí

Efectividad con poco esfuerzo

Si estás buscando un rallador eléctrico que no te deje indiferente, este es el modelo ideal y es por eso que abre nuestra comparativa. No sólo está diseñado para rallar queso de forma conveniente y sin demasiado esfuerzo sino que también puede hacer lo propio con pan, chocolate y nueces. Su batería recargable tiene una capacidad de 1500 mAh y una autonomía de 1.000 horas. Tener su propia batería recargable lo hace una inversión asequible.

2. Rallador de queso manual de MooHome

Con hoja grabada

Una de las cosas más importantes, en mi opinión, es el mango de tu rallador y este modelo tiene un mango de 10 porque es cómodo y antideslizante. Además, su pie es ajustable, lo que ofrece un mejor control al rallar. Este raspador es plano, lo que permite que se pueda trabajar perfectamente con quesos semiblandos, mantequilla, manzanas, coles, papas, cebollas y una variedad de ingredientes. Está fabricado con acero inoxidable 304, certificado por LFGB FDA.

3. Rallador de queso parmesano de LEMCASE

Kit completo

Para empezar tu kit de profesional o de amateur, lo mejor es comprar un paquete completo como este que nos trae esta marca. Incluye dos ralladores manuales y una brochita para limpiar y quitar los excesos. Sí, todo lo que necesitas. Uno de ellos tiene las cuchillas grandes y el otro más pequeño, ofreciendo resultados diferentes. Son ideales para el queso duro, como el queso parmesano, para rallar coco, frutas, jengibre, etc. ¡Son aptos para lavavajillas!

4. Rallador de queso giratorio de Dexam

Tres rodillos de cuchillas diferentes

Sólo basta ver el diseño de este rallador de queso para saber que ha sido confeccionado por expertos. Lo primero son materiales, el acero inoxidable de calidad alimentaria y el plástico robusto y de alta resistencia: ¡la combinación perfecta! Por otro lado, es un modelo manual pero mucho más práctico que el resto que hay porque es giratorio, con lo cual sólo requiere de que des un par de vueltas con su mango.

5. Rallador de queso de LEVIVO

Conveniente

No más desastres en la cocina, gracias a este rallador manual que es una verdadera pasada. El valor agregado de este modelo es que tiene un recipiente integrado, esto significa que todo lo que se ralle quedará atrapado ahí y se podrá esparcir de forma ordenada en el plato o donde lo necesites. Por otro lado, las cuchillas son bastante afiladas, lo que permite un rápido y efectivo uso. Para tu seguridad, puede lavarse en el lavavajillas.

6. Rallador de queso de Orblue

Efectivo

Perfecto para sentirse como todo un profesional del arte culinario. Su tamaño permite que sea fácil de manipular, además, su mango es ergonómico y está diseñado para que no se resbale de las manos ni cuando están húmedas. Esto permite un mejor control y mayor seguridad. Además, permite trabajar cómodamente incluso con ingredientes pequeñitos, como un diente de ajo o nuez moscada. Pero no se queda ahí, hace frente a trabajos más grandes y complicados.

7. Rallador de queso de Rantizon Zester

Portátil

Es el instrumento pequeño para rallar que te hace falta en tu despensa. Su tamaño hace que sea perfectamente cómodo de almacenar y de llevar.  Su mango ha sido confeccionado con goma de excelente calidad que permite una gran tracción y un mejor agarre. Las cuchillas son de acero inoxidable y filosas, con lo cual pueden enfrentar el trabajo que les quieras dar, desde rallar un queso duro a uno suave, desde rallar un ingrediente pequeño a uno grande.

8. Rallador de queso de Microplane Serie Profesional

Un toque de elegancia y distinción

Si hablamos de elegancia y estilo, a este rallador de queso le sobra de eso. Es un toque de estilo para tu cocina. Aunque se le ha puesto cariño al diseño, y se nota, es un modelo que habla también por su funcionalidad porque tiene cuchillas finas y ultra afiladas que permiten cortes rápidos y finos. Sus extremos antideslizantes permiten una mayor estabilidad al rallar.

Estos son los aspectos en los que te debes enfocar al buscar un rallador de queso

rallador-de-quesos

Es un artículo bastante común en la cocina, pero no todos satisfacen tus necesidades. Si estás buscando el mejor, debes tener en cuenta lo siguiente:

Material

Cuando se trata de utensilios de cocina que estarán en contacto con la humedad constantemente, como es el caso del rallador de queso, lo mejor es velar por su durabilidad y porque el material en cuestión no se corroa rápidamente y termine por afectar los alimentos que están en contacto directo con el instrumento.

En este sentido, en el mercado podemos encontrar ralladores de queso de plástico resistente que no son, para nada, una mala opción. Pero sí que es verdad que, en general, lo más recomendado es ir a por los modelos de acero inoxidable directamente.

Ambos materiales son buenos porque no se oxidan rápidamente y porque son fáciles de limpiar, lo cual es importantísimo en este tipo de productos en donde se debe primar la limpieza y el cuidado de los mismo todo el tiempo, para que no se conviertan en cultivos de bacterias que puedan perjudicar tus alimentos.

En cuanto a ligereza y facilidad de maniobra, algunos usuarios pueden preferir un rallador de queso de estaño. SIn embargo, es mejor evitarlos porque se oxidan bastante rápido. Esto hace que haya que tirarlos y reemplazarlos en cortos plazos, lo que no resulta para nada barato ni conveniente.

Tipo de rallador

La verdad es que, en general, un rallador de queso en sí no tiene mucho misterio. Pero, como todo, hay que tener claras un par de cosas para que la elección sea la mejor siempre o, al menos, la más ajustada a nuestras necesidades.

Por eso es que hay que saber que existen distintos tipos de rallador, cada uno con diferentes propósitos. Por ejemplo, en la mayoría de las casas podemos encontrar el típico rallador manual plano de toda la vida. El beneficio más grande de este modelo es lo fácil que es de almacenar. Además, es fácil de utilizar, ya que se puede colocar dentro de un tazón o sobre un plato sin problemas y todo el queso caerá ahí sin hacer mayor desastre.

Ahora, en el caso de que te guste usar un solo instrumento para rallarlo todo, la mejor opción será ir a por un rallador de queso que tenga varios lados con múltiples cuchillas. Estas cuchillas variarán de tamaño y forma, y, por lo general, son ideal para rallar verduras, queso parmesano y más.

Seguridad

Tu seguridad es importante, por eso hay que mirar con lupa los utensilios de casa, especialmente los de la cocina. En el caso de un rallo de queso, como adelantaba líneas atrás, el tema de los materiales con los que está fabricado es importante, siempre tienen que ser seguros para entrar en contacto con tus alimentos y a la mínima señal de corrosión, hay que reemplazarlo de inmediato.

Ahora bien, un rallador tiene cuchillas, aunque sutiles, no dejan de ser cuchillas y a eso hay que tenerle el respeto que se merece. Con lo cual, será bastante conveniente contar con un protector de rejilla, lo ideal será que tu propio rallo lo incluya, pero si no, se puede comprar aparte. Este accesorio protegerá tu mano al rallar.

Otra cosa importante es contar con un mango ergonómico, esta es quizá la característica más infravalorada al elegir un rallo de queso, pero es realmente importante porque te permitirá sostener el rallo de manera segura y evitará que se mueva y así las cuchillas no terminará en tu piel sino solamente en el queso.

Instrucciones de limpieza y cuidado de un rallador de queso

mejor-rallador-de-quesos

Como ya comentaba, un rallo de queso tiene la particularidad de estar siempre en contacto con la humedad y esto puede acelerar el proceso de corrosión en el material o puede generar paulatinamente un cúmulo de bacterias si no se lava bien.

Un ejemplo de esto es, cuando se ralla queso suave, normalmente quedan partículas dentro de las cuchillas y, si no se lava inmediatamente después de usar, éstas se endurecen y se alojan en el rallador por siempre. Para evitar esto, es bueno considerar rallar el queso que esté previamente congelado.

Sin embargo, lo más importante es mantener la regla de usar y lavar. Pero hay que lavarlo muy bien.

  • Después de usarlo, deja el rallador dentro de un recipiente con agua tibia para que aflojen los residuos.
  • Pasa un cepillo de dientes nuevo o de nylon por los agujeros del rallador.
  • Vuelve a sumergir el rallador en agua tibia y luego limpia el rallador con un paño seco.
  • Guárdalo en un lugar sin o con poca humedad.

¿Cómo usar un rallador de queso adecuadamente?

Como todo en la vida tiene su truquillo, hay que saber cómo usar cada tipo de rallador de la mejor manera para sacarle el mejor partido posible.

  • Rallador de queso plano: Este tipo de rallador es bastante sencillo, es una rejilla plana y larga, con cuchillas pequeñitas, con lo cual es ideal para rallar queso parmesano, limón, ajo, entre otras tantas cosas. Debes siempre sostenerlo firmemente sobre una tabla o plato y deslizar el queso contra la rejilla de manera suave mediante un movimiento hacia arriba y hacia abajo. Por último, puedes golpear el extremo metálico del rallador contra la placa para liberar el exceso.
  • Rallador de queso de caja: Se le llama así por su forma, ya que tiene cuatro lados y en cada uno tiene diferentes tipos de dientes, como más pequeños, más grandes y medianos que ayudan a rallar el queso para un propósito diferente o bien rallar frutos secos e incluso fungir como rallador de verduras.Lo ideal es cubrir el exterior con aceite en spray para que se deslice mejor el queso. Es mejor usarlo dentro de un plato o recipiente para que caiga todo de manera ordenada. Al final de todo, puedes la palma de tu mano, con cuidado, para frotarlo y que caiga el exceso.
  • Rallador de queso rotativo: Es el más seguro para la mano y con él, es importante cortar el queso en función al tamaño del rallador y colocarlo en el compartimento de rejilla circulante y luego bajar el mango aplicando un poco de presión. A continuación, debes girar el mango con la otra mano y echar el queso sobre el tazón.

Preguntas frecuentes

Puede que las preguntas nos las planteemos antes de comprar el producto o después de tenerlo, para saber de qué manera podemos sacarle verdadero partido. En todo caso, estas dos son las que más se repiten y seguramente te las estás haciendo ahora.

🧀1. ¿Puedo rallar la corteza del queso parmesano?

El auténtico queso parmesano tiene toda una corteza dura alrededor en donde concentra sabor. Sin embargo, su textura hace que sea difícil rallarla, pero no es imposible. Lo mejor es cocinar con ella.

🧀2. ¿Puedo rallar el queso parmesano y luego congelarlo?

Sí que puedes, aunque lo mejor es rallarlo antes de congelarlo, ya que después de congelado puede desmoronarse en el rallado y hacer un poco más de desastre. Para que no pierda su frescura, coloca el queso rallado en un recipiente o bolsa con cierre hermético antes de congelar.

Deja su mensaje