Mejor-Rodillo-De-Amasar

Last Updated on enero 8, 2021 by Orizonia

Ir al chino de la esquina a por un rodillo cualquiera puede ser una solución momentánea, pero tener el mejor rodillo de amasar hará la diferencia en el resultado de tus masas y preparaciones ¡y ni hablar de las decoraciones en fondant de tus tartas!

Los Mejores Rodillos de Amasar

¿Cuál es el mejor rodillo de amasar?

Si sueles trabajar con distintos tipos de masas, lo ideal es que pienses en un modelo versátil. En general, una maniobra sencilla es importante para todo usuario. Y, si no quieres que la masa se adhiera al rodillo, lo mejor será encontrar un modelo no poroso o de poros finos, en el caso de la madera.

A continuación, os presentamos los mejores rodillos de amasar:

1. Rodillo de amasar de Joseph Joseph

Ajustable

Hablamos de un rodillo ajustable de madera de la haya que tiene otra ventaja más y es que se puede desmontar fácilmente para una limpieza más completa. En un sencillo paso se puede configurar el rodillo en 2, 4, 6 o 10 mm.

2. Rodillo de amasar de Miamm

Eficiente

¿Quieres trabajar tu masa para pasta, láminas de lasaña  o pizza? Un bien rodillo de madera natural maciza de la haya como este, es la opción ideal. Sus mangos ofrecen un buen agarre, mientras que su cuerpo cilíndrico amasa todo a su paso.

3. Rodillo de amasar de IBILI

Resultado profesional

Tiene la eficiencia de un rodillo de gama alta porque tiene lo mejor de dos mundos:  Un cuerpo cilíndrico de chapa de acero, que lo hace altamente antiadherente y cómodas asas de madera.

4. Rodillo de amasar de WisFox

Conveniente

Dale forma a tus pastas antes de hornear o haz tus decoraciones de pasteles de forma sencilla, disfrutando de la cómoda maniobra de este excelente rodillo de estilo francés. Se ajusta en cuatro tamaños diferentes gracias a sus discos extraíbles y es fácil de limpiar.

5. Rodillo de amasar de Fixget

Con tapete de silicona

La limpieza no será un problema con este modelo apto para el lavavajillas. Además, al ser metálico, no permite que la masa se pegue. Su grosor es ajustable con cómodos discos y tiene marcadores de longitud.

6. Rodillo de amasar de Philonext

Ideal

Si quieres mantener la masa fría, puedes meterlo en la nevera antes de usarlo y, si quieres ablandar la masa más rápido, puedes ponerle agua caliente, por ejemplo. Así de versátil es. Su superficie de acero no se astilla ni alberga olores o bacterias.

7. Rodillo de amasar de LACOR

Cómodo

Con esta opción de esta marca cerramos esta comparativa con lo simple. simple y eficiente. Este es un rodillo de madera de la haya con una eficiencia ideal para novatos y veteranos, por su ligereza y cómoda maniobra.

¿Cómo escoger el mejor rodillo para amasar?

Mejor-Rodillo-De-Amasar

Con un buen rodillo para amasar puedes trabajar con el papel repujado, estirar tu masa hasta el grosor que deseas, colocar una capa de fondant en tus tartas y hasta triturar galletas o romper nueces. No hay dudas de que es una gran herramienta, pero sí que es verdad que escoger el indicado hará la diferencia.

Francés o americano – Si no te has enterado, es bueno que partamos de esta diferencia antes de comprar. En el mercado hay una basta selección de rodillos de cocina y la primera distinción que se hace entre ellos es si es del estilo francés o del americano. ¿Y en qué se diferencian? El francés no tiene manijas y el americano sí que tiene.

Material – No sólo se diferencian entre si uno es americano o el otro es francés, también podemos clasificarlos según el material principal de fabricación, esto puede afectar su funcionalidad, el resultado final o sobre qué superficie será mejor usarlo.

  • Madera: Seguro estás familiarizado con los rodillos de amasar de madera, son la mayoría en el mercado. Las opciones de buena calidad son aquellas de madera de haya o de arce. En términos de precio, son bastante baratos, frente a los de otros materiales. Son populares porque son fáciles de maniobrar y bastante duraderos. Un detalle a tener en cuenta es que la madera es un material poroso, por eso hay que lubricarla adecuadamente para que la masa puede adherirse.
  • Acero inoxidable: En muchos casos, un rodillo para amasar que sea pesado no supone un conflicto, por el contrario, es la mejor opción a la hora de extender masas como el hojaldre, fondant o pasta, por ejemplo. Otra ventaja del rodillo de amasar de acero inoxidable es que es bastante fácil de limpiar y mantener, ya que, al no ser poroso, las masas no se pegan a él.
  • Plástico y silicón: Al ser materiales fáciles de moldear, el resultado es un rodillo con forma mucho más ergonómica. Esto se traduce en mayor y mejor maniobrabilidad. La única pega frente al resto de rodillos de otros materiales es que este puede ser menos duradero. Sin embargo, al usar un rodillo de amasar de plástico o silicona, verá que no es pesado y que la masa no se suele adherir fácilmente, porque suelen tener un revestimiento antiadherente.
  • Mármol: Quizá sea la minoría, pero también existe el rodillo de amasar de mármol. No es una locura pensar en este material para un rodillo, ya que naturalmente es una superficie antiadherente porque no es porosa, es lisa y suave. Y pasa lo mismo que son el rodillo de acero inoxidable, que al ser pesado, puede hacer frente a masas más duras o que se resisten más.

Características adicionales – Esto depende de tu nivel de experticia, de si el uso es exhaustivo y, si como usuario, eres muy exigente. En la opinión de muchos usuarios que utilizan este aparato de forma doméstica y ocasionalmente, un rodillo de amasar regular suele bastar.

Ahora bién, si eres un profesional de la panadería o pasterlería, lo recomendado es que vayas a por uno que pueda ofrecerte algo más. Hablamos de marcadores de longitud y profundidad, que sea ajustable o bien que incluya una estera rodante. En este caso, es recomendable buscar que el rodillo de amasar ideal vaya un poco más allá y ofrezca una experiencia mucho más completa.

Peso – Como has visto, el material puede determinar en gran medida el peso del rodillo. Pero no hay una regla de si un buen rodillo de amasar debe ser pesado o no Esto depende mucho de las preferencias del usuario.

Hay algunas cosas que pensar antes de determinar el peso que viene mejor en tu rodillo de amasar. Por ejemplo, es bueno pensar en la fuerza que tiene el usuario para hacer frente a un rodillo pesado. Otro factor importante a tener en cuenta es también el tipo de masa que suele manipular, ya unas más fuertes que otras, que necesitarán de un rodillo pesado para poder hacerle frente, como es el caso del fondant.

Precio – A todos nos gusta pillar una buena opción con una gran relación calidad precio. Y, al menos yo, no siento culpa al respecto. Cuidar el bolsillo está bien. En el caso del rodillo para amasar particularmente, se puede encontrar muy buenas opciones a un precio asequible, sobre los 3 y 4 EUR.

Por lo general, este tipo de opciones está constituida en gran medida por rodillos de madera. Y la verdad es que un rodillo para amasar, de este material, suele ser bastante rentable. Siendo el menos costoso, puede ofrecer una alta calidad.

El precio puede ir aumentando conforme a nuestras exigencias, si el material es más pesado, para masas más tediosas, si el diseño de las asas es más ergonómico o si queremos que sea  ajustable 4 medidas, todo esto puede subir el presupuesto.

Rodillo francés vs. Rodillo americano

rodillo de amasar

Ya hemos hecho una breve introducción a esta diferenciación, pero es más importante de lo que seguramente ahora piensas. Así que vale la pena abrir un capítulo completo para aprender a diferenciarlos. Sobre todo porque es común que los nuevos usuarios no sepan distinguir, en principio, a qué modelo de rodillo para amasar le puedo sacar más partido.

  • Rodillos franceses

Si estás acostumbrado a usar un rodillo americano, quizá, saber que los rodillos franceses no tienen manijas o mangos, puede generarte un poco de aprehensión. Pero, vamos, que no tiene mayor misterio. Es cuestión de agarrarle el truco y una vez lo tengas, maniobrar un rodillo francés de amasar será coser y cantar.

En términos estéticos o de estilos, hay que darle un punto a favor al rodillo francés, si es que elegante es un rato largo y estilizado también. Ahora, también en términos de funcionalidad va muy bien porque, al no tener asas, puede rodar tan ligero o fuerte como se quiera. Además, es cómodo a la hora de extender masas grandes, con lo cual viene muy bien para hacer galletas (muchas) e incluso pasteles.

  • Rodillos americanos

Lo guay de este modelo es que viene bien para todo tipo de niveles, desde el principiante hasta el más profesional. Así que si lo que buscas es un rodillo de amasar para uso doméstico, quizá convenga más mirar hacia este lado de rodillos.

Lo que lo diferencia del rodillo francés de amasar es que incluye un mango en cada extremo y, por lo general, traen un sistema de rodadura para que la parte central se mueva, mientras el resto permanece quieto. Esto lo hace verdaderamente sencillo de maniobrar.

Preguntas frecuentes

Seguramente te estás haciendo muchas preguntas, ahora que te ha llegado tanta información de golpe.

🥧 1. ¿Para qué sirve el rodillo?

El rodillo de amasar es una herramienta de cocina bastante útil, especialmente para panaderos y pasteleros. Su diseño cilíndrico está pensado para dar como resultado masas extendidas en el grosor que el usuario lo necesite y masas lisas, sin trazos disparejos entre sí. Así que si necesitas extender la masa de tu pizza de los domingos, es mejor que tengas uno en casa que te haga el trabajo más ameno.

🥧 2. ¿Por qué se llama un rodillo?

Lo que hace el rodillo es rodar sobre la masa mientras la aplana. Requiere del movimiento de las manos del usuario y de la fuerza que ponga el mismo. Tiene una forma cilíndrica que permite que ruede de forma cómoda sobre la masa sin hacer demasiado esfuerzo y sin tener que posar las manos directamente sobre la masa.

🥧 3. ¿Quién inventó el rodillo?

Su origen se puede remontar al final del siglo XIX, cuando un personaje, hoy conocido como J. W. Reed, inventó una herramienta con asas conectadas a una barra central.

Aquella herramienta era bastante similar a lo que hoy conocemos como un rodillo de amasar en toda regla. Por fortuna de todos, hoy esta herramienta no es ni la mitad de tosca que para ese entonces y se puede conseguir un rodillo de amasar para cada gusto o necesidad.

🥧 4. ¿De qué tamaño son los rodillos?

Los tamaños varían según qué caso. Por ejemplo, en el caso particular del rodillo francés, la longitud regular suele ser de unos 50 cm. En un rodillo de madera o de acero inoxidable, la medida estándar es de unos 30 cm. Pero, uno de mármol suele tener alrededor de unos 25 cm de longitud.

En términos generales, lo ideal es tener uno que no sea más grande que lo que se puede extender una masa normal porque entonces más difícil de maniobrar.

🥧 5. ¿Debo engrasar mi rodillo?

Esto es en el caso de que tu rodillo de amasar sea de madera. Al igual que se hace con una tabla para picar de madera, lo ideal es que se engrase con un poco de aceite mineral de grado alimenticio después de limpiarlo. El efecto de ese aceite será el de mantener hidratada la madera, al tiempo que crea un sello impermeable que no permitirá que la masa se pegue al rodillo o evitará que lo haga a menudo, al menos.

🥧 6. ¿Qué tipo de madera se usa para los rodillos?

Lo ideal sería evitar las maderas gruesas, de poro abierto, son más propensas a que la masa se adhiera al rodillo de amasar. Así, las primeras opciones que me vienen a la mente son la madera de haya, de arce o de cerezo.

Deja su mensaje