Last Updated on junio 26, 2021 by Orizonia

¿Sabes cuáles son todos los tipos de carnes? ¿Sabías que el pescado no es considerado como un tipo como la ternera o el pollo?

Conoce aquí cómo se diferencian y cuál debes incluir en tu alimentación según tus necesidades, además de los valores nutricionales que aportan.

Los principales tipos de carnes

Lo primero es definir qué es la carne y se define como el tejido animal que principalmente es muscular, que consumimos como alimento.

Al tratarse de una clasificación comercial y coloquial, solo es aplicado a los animales terrestres, como mamíferos, aves y reptiles y por ello, los peces entran en otra categoría que son los pescados, al igual que los crustáceos y moluscos que se consideran mariscos.

Ahora, la carne a su vez se divide en dos principales categorías:

  • Carnes rojas:

Se consideran como carnes rojas aquellas que provienen de los mamíferos y se utilizan para el consumo humano, incluye la ternera, el ganado ovino, bovino, porcino, equino y otros como la carne de caza.

Su mayor característica es su color rojo, de allí su nombre, que es producto de la presencia de la mioglobina.

  • Aves:

Conocidas como carnes blancas por su color más rosado en lugar de rojo, incluye los pollos, pavos y aves de corral.

¿Qué tipos de carnes hay?

Ahora que conocemos los principales tipos de carnes:

1. Carne de cerdo

Cerdo

El cerdo es de las carnes más producidas a nivel mundial según estadísticas de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura).

Existe debate sobre si este tipo de carne es considerada como una carne roja o blanca, pero, para salir de dudas, la OMS la considera como un tipo de carne roja, debido a la alta presencia de mioglobina en su composición.

El lomo de cerdo puede ser de los cortes más conocidos, pero hay muchos más, entre ellos:

  • Longanizas
  • Patas
  • Secreto ibérico
  • Careta
  • Presa
  • Pluma
  • Lagarto
  • Costillas
  • Papada

Ten en cuenta que, dependiendo del corte, pueden aportar diferentes cantidades de calorías, proteínas y grasas. Por ejemplo, las calorías del solomillo de cerdo son 143 por cada 100 gramos, mientras que 100 gramos de costilla tendrían 395 calorías.

Destaca por ser un tipo de carne con un alto contenido de vitamina B1 en forma de tiamina, es menos costosa que la ternera y además cuenta con buenas cantidades de zinc y selenio, buenos para el sistema inmune y producción hormonal.

ATENCIÓN:

Es MUY importante que el cerdo sea cocinado por completo, al ser una carne susceptible a contaminación alimenticia que puede desencadenar intoxicación por bacterias si no se cocina de forma adecuada.


2. Carne de vacuno o ternera

Carne-de-vacuno

Perfecta para barbacoas, hamburguesas, salsas o un plato tan refinado como un filete Wellington, la carne de res es sumamente versátil.

El consumo de carne de vacuno en España, para el año 2020, se sitúa en 5,36 kilogramos per cápita al año, siendo de las proteínas con mayor preferencia.

Sobre sus cortes, hay muchas maneras de aprovechar la carne de vacuno, entre los principales encontramos:

  • Chuletón
  • Tomahawk
  • Lomo alto y bajo
  • New York Steak
  • Rib Eye
  • Picaña
  • Churrasco
  • Entraña
  • Entrecot
  • T-Bone

Los nutrientes de la carne de res varían dependiendo del corte de la misma. Si hablamos de los valores de carne picada, por ejemplo, encontramos:

  • 254 calorías por cada 100 gramos
  • 20 gramos de grasa
  • 17,2 gramos de proteína de carne

Por otro lado, si tomamos como referencia un corte de ribeye, este tendrá más concentración de grasa y calorías que un corte magro.

Entre los beneficios y propiedades de la carne de ternera se encuentra un alto contenido de vitamina B12, al igual que altos niveles de hierro y zinc.

También cuenta con alto contenido de ácidos grasos buenos, como el acido oleico, creatina y acido linoleico.

Ten en cuenta que hay estudios que, aunque no son totalmente concluyentes, relacionan el consumo excesivo de carne de res con la aparición de diferentes tipos de cáncer, por lo que siempre se recomienda comerla de forma poco frecuente y con prudencia.

Y de igual manera, debe ser consumida sin excederse por su alto contenido en purinas, que pueden sobre producir ácido úrico, cosa que a su vez puede condicionar la salud provocando inflamación de las articulaciones.


3. Carne de cordero

Carne-de-cordero

La carne de cordero o carne ovina en España, es más utilizada durante fiestas como navidad o nochevieja, pero nunca es mal momento para disfrutarla en cualquier comida especial a diferencia de otros países, como Marruecos, donde es una de las carnes más consumidas.

Entre los beneficios de la carne de cordero, se encuentra su alto valor nutricional, es rica en vitaminas, minerales y proteínas.

Contiene un alto porcentaje de vitamina B12, además de vitamina B3, altos niveles de selenio y de hierro, siendo una buena proteína para prevenir anemia al incrementar glóbulos rojos y ADEMÁS, tiene pocas calorías, así que es una carne adecuada para una alimentación balanceada.


4. Pollo

Pollo

¿Sabías que en el año 2019 España fue el segundo país de la comunidad europea en producir carne de aves de corral? Con más de 1.704.000 toneladas de carne, las estadísticas indicaban hasta 12,4 kilos consumidos por habitante.

Sin duda es una de las proteínas más consumidas a nivel mundial y esto tiene sus razones: por ser versátil, de bajo costo y tener un bajo contenido de grasa.

La carne de pollo se puede hacer de mil y una formas, sea asado, al horno, frito, en un guiso, existen muchísimos platillos que puedes preparar con diferentes cortes del pollo.

¿Cuáles son sus beneficios?

Proteínas de alto valor biológico, pocas calorías y poco contenido de grasa, por algo es de las primeras elecciones de deportistas, atletas y quienes apuestan por una alimentación saludable -sobre todo si se eligen las pechugas sobre otros cortes-.

Vitaminas del complejo B, minerales, fósforo, potasio al igual que colágeno, son de los valores nutricionales que pueden encontrarse en el pollo.

Pero, como con el consumo de cerdo, CUIDADO, ya que el pollo debe cocinarse por completo para evitar contaminaciones alimenticias por bacterias como E. Coli y la Salmonella.


5. Pavo

Pavo

Muchas veces el pavo está indicado en dietas y regímenes de pérdida de peso y si te preguntas porqué, pues es por la cantidad de beneficios que se pueden encontrar al consumirlo.

La mayor parte de la composición del pavo es agua, de hecho, se compone hasta en un 75% de la misma, por lo que es bastante ligera e hidratante.

Sumado a esto, tiene un alto contenido de vitaminas y minerales, destacando las del grupo B, minerales como el zinc, selenio, potasio y fósforo, además de aminoácidos esenciales que ayudan a la recuperación muscular.

El pavo es considerado como una carne magra, lo que significa que tiene poco porcentaje de grasa, eso sí, ten cuidado con la piel, ya que allí se encuentra la mayor cantidad de contenido graso.

Y si te preocupa que el pavo sea una proteína peligrosa por contener un alto contenido de hormonas, debes saber que la comercialización de aves en la Unión Europea se rige bajo las legislaciones de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, que restringe la venta de aves con hormonas y antibióticos.


6. Ciervo

Ciervo

El ciervo es una carne de caza que, aunque no se consume con tanta frecuencia, sí que es posible encontrarla.

Debes saber que, a pesar de ser considerada una carne roja, en términos nutricionales, se parece más a una carne blanca, como el pollo o pavo. Esto porque tiene bajas calorías, alto contenido de proteínas y menor índice de grasa que la carne de ternera, por ejemplo.

Si ponemos bajo la lupa 100 gramos de ciervo molido, encontramos que por cada 100 gramos tiene 157 calorías, 21,8 gramos de proteína y solo 7,1 gramos de grasas.

Entre los beneficios de consumir ciervo se encuentra una buena concentración de grasas saludables como el omega 6 y el omega 3. También es una excelente fuente de vitaminas y minerales con pocas calorías.

¿Qué debes tener en cuenta?

Que el ciervo es mucho más costoso que la carne de res, de pollo o de pavo y que también se debe tener conocimiento de dónde proviene al tratarse de carne de cacería.


7. Carne de Pato

Pato

El pato entra en la misma categoría que el pollo y el pavo, al ser considerada una carne blanca. Aunque tiene mucha más popularidad en la cocina asiática, sobre todo la china, el pato no deja de ser una de las proteínas consumidas en España.

Paté y Foie Grass son de las cosas donde el pato es de las principales materias primas, pero también se pueden preparar diferentes platillos con cortes de pato que se encuentran dentro de nuestra gastronomía.

Ahora bien, ¿qué beneficios tiene?

El pato es un ave nutritiva que aporta proteínas, vitaminas y minerales. Aunque no es una carne magra por su contenido de grasa, brinda grandes aportes a la alimentación, como vitaminas del grupo B y minerales como el zinc, fósforo y hierro.

La mayor concentración de grasa se encuentra en su piel, así que, si se quita antes de consumirla, tendrás una carne con menor cantidad de grasas y calorías, siendo ideal para una alimentación más sana.


8. Jabalí

Jabali

Como el ciervo, el jabalí es una carne de caza y se encuentra dentro de la clasificación de las carnes rojas.

Sorprendentemente, es una carne muy magra, no es considerada entre las carnes grasas, además de aportar proteínas de alto valor biológico, minerales como el sodio, potasio, magnesio y vitaminas del complejo B, sobre todo la vitamina B3 que resulta beneficiosa para el sistema circulatorio.

Al consumir carne de jabalí, DEBES TENER MUCHO CUIDADO.

Es una carne de caza que puede estar contaminada, sobre todo de un gusano parasitario conocido como triquina, que puede provocar triquinosis.

Para poder consumir este tipo de carne, debe ser analizada por un veterinario, esto para detectar la presencia de triquina y no comprometer la salud.


9. Ganso

foie-gras-de-Ganso

El ganso es mucho más consumido en forma de Foie Gras, de hecho, España es el segundo país que más consume este platillo.

Se trata del hígado de un ganso (que también puede tratarse de pato o de una oca) que ha sido sobrealimentado para que se produzca la acumulación de grasa, algo que da un sabor delicado y muy diferente al del ganso normal.

Pero el ganso no es solo conocido por el foie gras, también es consumido de otras formas, por ejemplo, en asados.

¿Qué valores nutricionales tiene el ganso?

En este tipo de carne se encuentran vitaminas como la A, la C y del complejo B, también minerales como zinc, hierro, calcio, magnesio, fósforo y sodio.

Pero OJO, que es una carne alta en calorías, ya que ronda las 412 por cada 100 gramos.


10. Conejo

¿Sabías que la carne de conejo existe en la península desde hace más de 13.000 años?

Pues sí, desde hace bastante tiempo ya existía la misma especie de conejo que los actuales, por lo que su consumo no es nada nuevo.

La carne de conejo es bastante apreciada por sus valores nutricionales y es considerada como una carne blanca, por tener una menor cantidad de mioglobina en su composición.

Entre los beneficios de este tipo de carne se encuentra:

  • Bajo contenido de calorías con 130 por cada 100 gramos
  • Alto contenido de agua en su composición
  • Bajo contenido de hidratos de carbono
  • Proteínas de alto valor biológico
  • Bajo contenido de grasa y colesterol, aunque puede variar en función de la especie, raza, edad y la pieza a consumir
  • Rica en vitaminas del grupo B y vitamina E
  • Aporta minerales como el hierro, cinc y magnesio.

11. Faisán

Faisan

El faisán es considerado toda una delicatessen, siendo un ave de origen asiático e introducido en Europa durante el siglo VI.

Tiene una alta cantidad de proteínas, con 133 calorías por cada 100 gramos, además de tener bajos índices de grasas y colesterol, donde la mayor parte se encuentra, como en otros casos, en su piel.

Es una carne suave y magra, por lo que suele ser más costosa que otras aves como el pollo o el pavo.

Ahora que conoces los tipos de carne más populares, ¿con cuál te quedas para tu próxima comida? ¡Cuéntanos tus recetas favoritas con estas proteínas animales!

Deja su mensaje