mejor-maquina-de-hielo

Atrás han quedado las viejas cubiteras que tenías que llenar constantemente y llevar al refrigerador como en una película de acción evitando que se derramase algo de agua en el proceso. Hoy en día una de las mejores opciones para tener hielo siempre en casa es tener la mejor máquina de hielo. Simplemente llenas el compartimiento con agua y esperas que la hielera haga su magia.

Las Mejores Máquinas de Hielo

¿Cuál es la mejor máquina de hielo?

Son muchos los aspectos que hacen a la mejor máquina de hielo, pero cuando se trata de modelos de uso doméstico, lo cierto es que debe producir un poco más de lo que consumes diariamente, como para que estés siempre cubierto. También debe tener las dimensiones correctas para ubicarla sin problemas en casa y producir el tipo de hielo que más uses. Hoy hablaremos de todo esto y más.

1. Máquina de hielo Klarstein Mr. Black-Frost

Gran capacidad

Klarstein Mr. Black-Frost - Máquina de hacer...

Ver precio en Amazon

Arrancamos la comparativa con esta rápida y eficiente máquina de Klarstein que puede producir 9 cubos unos 13 minutos después de llenar su tanque de agua de 3.3 litros y encenderla. Esta rapidez y capacidad de su tanque le da para producir hasta 15 kg de hielo al día, más que suficiente para uso doméstico.

A su vez, produce hielo en 3 tamaños diferentes e incluye temporizador, aspectos que puedes configurar cómodamente con su panel LED de 4 botones. También es super fácil de limpiar y compacta.

2. Máquina de hielo H.Koenig KB20

Compacta y eficiente

Máquina silenciosa para Hacer Hielo, 120 W,...

Ver precio en Amazon

Ideal si buscas una máquina que pueda suplir las necesidades de hielo de tu hogar sin generar ruidos y prácticamente sin darte cuenta. Con alrededor de 2 litros de capacidad de agua y una tasa de producción de 12 kg al día, es más que suficiente para la mayoría de hogares.

Puede producir 2 tamaños de cubos de hielo huecos diferentes y, según el tamaño que escojas, logra sacar la primera tanda en unos 10 o 13 minutos. Incluye una pantalla LCD y recogedor de hielo.

3. Máquina de hielo TecTake 400476

Segura y confiable

TecTake MÁQUINA DE CUBITOS DISPENSADOR DE...

Ver precio en Amazon

Disponible en color negro, plata y rojo, esta máquina de hielo profesional resulta super sencilla de operar, solo hay que llenar el tanque con agua y esperar que automáticamente comience a hacer el hielo. Cada ciclo de producción genera unos 9 cubitos, lo cual suma entre 12 y 15 kg al día.

Lo bueno es que, si se te olvida apagarla o simplemente no consumes hielo, te avisará con una alarma cuando el depósito llegue al tope de capacidad o necesite más agua.

Incluye recogedor.

4. Máquina de hielo ProfiCook PC-EWB 1007

Lo tiene todo

ProfiCook PC-EWB 1007 Máquina de hacer...

Ver precio en Amazon

Con capacidad para unos 10 o 15 kg diarios, esta dispensadora con partes de acero inoxidable nunca te dejará mal. Llena su contenedor de agua de 1.8 litros y directamente comenzará a fabricar en tandas de 12 cubitos cada 12 minutos.

Tiene alarma al detectar que está al tope de capacidad de hielo o necesita más agua, modo ECO con apagado automático, y una pantalla LCD para poder controlar todo fácilmente. Es muy silenciosa e incluye recogedor.

En mi opinión, excelente opción para casa, oficina o hasta picnics.

5. Máquina de hielo Lagrange Glaçons Express

No te fallará

LAGRANGE 489002 Built-in/freestanding ice...

Ver precio en Amazon

Produce hasta 12 kg de hielo en un día, lo cual se traduce en tandas de 9 cubitos cada 8 a 10 minutos. Claro, los tiempos y cantidades totales también dependerán del tamaño de cubo que elijas, ya que permite seleccionar entre dos opciones.

Su depósito de agua es de 2.1 litros y se llena manualmente, sin necesidad de hacer conexiones a las tuberías de tu hogar.

Por su parte, el contenedor puede almacenar hasta 0.6 kg de hielo. Lo puedes controlar con la ventana en la tapa.

6. Máquina de hielo Winkel KW12

Sencilla y cumplidora

Winkel Kw12 - Máquina para hacer cubitos de...

Ver precio en Amazon

Si no tienes mucha preferencia con el tipo de hielo y quieres algo lo más sencillo posible, este modelo será justo lo que necesites. Produce solo un tipo de hielo en un ciclo bastante rápido de apenas 13 minutos que termina sumando 12 kg en 24 horas. Más que suficiente para un uso normal en casa o la oficina.

Tiene un sencillo panel con un único botón y luces indicadoras de llenado, visor a través de su tapa transparente, bandeja extraíble y recogedor.

7. Máquina de hielo H.Koenig KB15

No le falta nada

Máquina para Hacer Hielo, SilencIOSa, 100 W,...

Ver precio en Amazon

Máquina rápida y efectiva con 100W de potencia y tanque de 3.3 litros de agua. Te permite escoger entre 3 tamaños diferentes de hielo y disfrutar de tandas enteras cada 6 a 13 minutos, para un total diario de un máximo de 15 kg. Recuerda que dichos tiempos y cantidades dependerán del tamaño de hielo que escojas.

Cuenta también con indicador del nivel de agua, panel LCD con reloj para controlar el encendido, tipo de hielo y hasta el temporizador. Tiene bandeja extraíble.

8. Máquina de hielo H.Koenig KB14

El kit completo

H.Koenig Máquina para Hacer Hielo,...

Ver precio en Amazon

Silenciosa y eficiente, esta máquina puede hacer hasta 12 kg de hielo en un día en tandas de unos 10 a 13 minutos. Esto lo logra gracias a su tanque con capacidad para 2.1 litros de agua y una potencia de 120 W. También te permite escoger entre dos tamaños de cubos para que tengas mejor control.

Tiene una pantalla LCD integrada con indicador de agua y nivel de hielo, tapa transparente para controlar el nivel de hielo, bandeja extraíble y recogedor.

Tipos de hielo

maquina-de-hielo

¿Alguna vez has pensado en los tipos de hielo que necesitas? Recuerda que hay muchas variedades, formas y tamaños, ya no es solo el típico hielo en cubos o en cilindros. Ahora hay muchos tipos diferentes y cada uno tiene se emplea para cosas en específico. En este sentido, tienes que escoger la máquina en función del hielo que quieras hacer:

  • En cubos

Esta es la variedad más popular y utilizada, sobre todo en bares, restaurantes y lugares de comida rápida. Es la típica forma cuadrada con la que asociamos el hielo y probablemente lo sea porque, aparte de ser adecuada para todo uso, también se derrite lentamente y se enfría rápidamente, por lo cual se puede producir con mucha rapidez.

Las diferentes máquinas disponibles en el mercado los pueden hacer en tamaños muy pequeños de apenas 6 gramos o hasta de 240 gramos. Este rango dependerá mucho del tipo de máquina, complejidad y calidad.

  • Laminados

Este tipo de hielo normalmente se fabrica a partir de un bloque grande de hielo, el cual se raspa para producir estas láminas suaves que fácilmente puedes compactar y moldear para hacer especies de camas de hielo. Por esto es muy común verlos en la sección de pescadería del super y otras que también deban permanecer a bajas temperaturas. Incluso, también se emplean en la industria médica y laboratorios.

Los bartenders también suelen emplearlos para hacer tragos y cocteles porque, al ser más suaves, se pueden romper y mezclar mejor usando batidoras. Esto además causa menos daños y estrés en las cuchillas, lo cual es ideal si usas licuadoras pequeñas.

  • En pepitas

El hielo laminado compacta para hacer estas pequeñas pepitas en formas cilíndricas o anguladas, las cuales vienen bastante bien para hacer helados o batidos, por ejemplo. Y es posible que ya lo hayas visto antes, sobre todo si alguna vez has estado ingresado en un hospital, ya que suele darse a los pacientes para que se mantengan hidratados.

De igual forma, como se pueden amoldar muy bien a la superficie donde estén, son perfectos para hacer compresas que se adapten bien a extremidades y otras partes del cuerpo.

  • Media luna

Tienen un lado plano y el otro curvado, como haciendo una especie de semiluna y se usa mucho en coctelería y para servir tragos, ya que la forma curvada permite que la bebida se deslice por el hielo hacia el vaso. También se trata de un hielo bastante duro y con poco contenido mineral debido a la forma en que se produce, así que tarda menos en derretir.

  • En esferas

Poco a poco se van convirtiendo en una alternativa bastante idónea a la forma tradicional en cubos de hielo grandes, debido a que estas esferas se derriten muy lentamente y enfrían bastante rápido. Es que tienen un núcleo muy sólido y resistente y por eso se mantienen mucho mejor.

  • Bala

Se hace más rápido que el hielo tradicional en cubos y por eso suele ser más suave y fácil de derretir o de quebrar en licuadoras y demás. Su producción es bastante fácil, ya que es simplemente tomar el hielo laminado y compactarlo en un molde redondeado.

  • Estilo gourmet

Gracias a su diseño, resultan en hielos muy duros, que se derriten muy lentamente y que por eso suelen durar mucho tiempo. Se reconocen por su forma cilíndrica, con un borde bastante prominente y un pequeño hundimiento o marca en la base.

  • Cilindro, corazón y estrella

Se trata de formas especializadas que fueron popularizadas en su momento por la marca japonesa Hoshizaki. Tienen estas formas diferentes a lo habitual, por lo que puedes verlos en bares o sitios que quieran destacarse un poco de la competencia y ofrecer algo diferente o temático.

  • Granizado

El hielo granizado no se fabrica directamente granizado, sino que se comienza con cubos de hielo ya fabricados, los cuales se pasan por una trituradora de hielo que lo muele hasta lograr la consistencia que quieres.

  • Escamado

Es una variante del hielo laminado, por lo que muchos simplemente los ven como el mismo tipo. El tema es que destacan por ser el hielo más frío de todos, formado a temperaturas de hasta -12 ºC. Gracias a esto también son hielos muy fuertes y gruesos que aguantan un buen rato antes de derretirse.

Tipos de máquinas de hielo

El segundo paso para que puedas hacer una buena elección, es conocer bien cuáles son los tipos de máquinas de hielo disponibles en el mercado. Más allá de si son más o menos costosas, es bueno que entiendas las características de cada tipo y sepas escoger en función del espacio que tienes en casa, la cantidad de hielo que quieres hacer e incluso si necesitas almacenamiento para el hielo.

Demos un vistazo a los tipos existentes.

  • Máquinas integrales

Moracle Máquina de Hielo 220 V Fabricador de...

Esta modalidad está más relacionada con las máquinas de hielo que se colocan en espacios pequeños como bajo la encimera o sobre esta. Por eso son de menor tamaño y capacidad que otros tipos de máquina, además de que no producen grandes cantidades de hielo por vez.

Son integrales porque vienen con un compartimiento de almacenamiento ya incluido. Son la mejor opción para uso casero, aunque siempre vale la pena que mires con lupa la velocidad que tiene para fabricar hielo y la capacidad del almacenamiento.

  • Máquinas modulares

Icetech - Máquina para hacer cubitos de...

De mayor tamaño que las integrales, este tipo de máquina produce mucho más hielo con mayor rapidez como para poder cumplir con las necesidades de negocios, bares, restaurantes o hasta hoteles que requieran gran cantidad de hielo constantemente.

El compartimiento de almacenamiento no viene incluido. Suele comprarse aparte y, además de tener gran capacidad, sirve también como base para la parte que realmente fabrica el hielo. Por su forma, suelen venir en diseños verticales, hechos para ocupar espacio hacia arriba y no estorbar tanto hacia los lados, para que puedas aprovechar el resto del espacio disponible para otras cosas.

El tamaño sí que importa de la máquina de hielo

Antes de comprar cualquier dispensador de hielo porque te pareció barato o porque simplemente te gustó un modelo en particular, piensa bien para qué lo necesitas, el espacio con el que cuentas y cuántas personas tienes en casa. Así podrás decidir en función a algo tan fundamental como el tamaño y capacidad:

  • Tamaño

Lo primero es saber realmente el espacio con el que cuentas para colocar la máquina en casa. Pero no solo de a ojo, sino que cojas la cinta métrica y tomes las medidas exactas para saber si cabe sobre la encimar o debajo, o si te viene mejor un modelo de diseño vertical.

En muchos casos también tendrás que ver si la máquina puede pasar hasta tu casa, es decir, por las puertas del edificio, escaleras o ascensor, los pasillos, etc.

  • Capacidad

Para la capacidad tienes que pensar directamente en cuántas personas tienes en casa y que vayan a consumir hielo, como para que tengas una idea de la capacidad real que necesitarás. Esto es en caso de que la máquina esté pensada para uso doméstico, pero si la buscas para tu negocio, recuerda que no son iguales las necesidades de un bar a las de un restaurant o, incluso, las de un supermercado que necesita hielo laminado para las vitrinas con comida.

Ahora bien, si en efecto buscas una máquina para tu negocio y no requieres demasiada cantidad, podrías con una máquina integral, pero si ya es algo de mayor escala o consumo, lo más recomendado es decantarse por los modelos modulares.

Ubicación e instalación de la máquina de hielo

Luego de que ya sabes el espacio con el que cuentas y las posibles medidas de tu nueva máquina de hielo, tienes que considerar un par de cosas más acerca de la ubicación. No basta con que se ajuste a las dimensiones requeridas.

  • Flujo de aire

Esto aparatos son básicamente como una nevera, ya que son precisamente máquinas de refrigeración. Por ende, debes prever un espacio mínimo de unos 15 cm tanto a los lados como a la parte trasera del aparato para asegurarte de que se airee correctamente y así evitar recalentamientos.

Por ende, a las dimensiones que tomes con tu cinta métrica antes de hacer la compra, añade esos 15 cm.

  • Temperatura ambiente

El espacio donde ubicas tu máquina de hielo también tendrá efectos directos sobre su funcionamiento. Si hay cambios marcados, bien sea en subidas o en bajadas de temperatura, esto puede afectar la cantidad de hielo que produce, así como el tiempo que el hielo ya fabricado se mantiene en buen estado en el compartimiento de almacenamiento.

Lo ideal es siempre mantener el aparato en las condiciones más estables posibles, evitando cambios bruscos en la temperatura y, claro, evitando la luz directa del sol. Ahora bien, un dato interesante es que tampoco es necesario poner las máquinas en lugares con temperaturas bajas esperando que esto acelere el proceso o produzca mejor hielo, ya que no sucede de esta manera. Simplemente se trata de tratar de mantener una temperatura constante para que la máquina se adecúe y tenga un funcionamiento estable.

  • Instalación y ubicación

La instalación de una de estas máquinas de hielo domésticas no es muy complicada, pero si no te consideras muy manitas y el modelo que has decidido comprar es de tipo modular o lleva entradas y salidas de agua automáticas, es aconsejable que le pidas a un experto que te ayude con la instalación. Este tipo de máquina requiere de conexiones a las redes de agua de tu hogar, así como una alimentación eléctrica suficiente. Y todo esto debe hacerse en un rango de 1 metro cerca del aparato.

En caso contrario, si es una máquina con llenado y vaciado de agua manual, entonces simplemente se trata de colocarla en su sitio y empezar a usarla. No tiene mucha complicación.

  • Accesibilidad

Otro punto fundamental a considerar antes de instalar cualquier máquina de hielo es la accesibilidad, es decir, cómo se accede una vez que la máquina termina de hacer el hielo y este se aloja en el compartimiento de almacenamiento. Es importante que sea fácil de cogerlo para evitar que se caiga o que sea un fastidio cada vez que necesites un poco de hielo.

También debes velar porque el sitio donde esté el compartimiento tenga una temperatura adecuada, ya que el hielo se derrite fácilmente si la temperatura externa es alta. Recuerda que la temperatura externa no debe ser ni muy alta ni muy baja.

Finalmente, otro consejo para que el hielo te dure más es retirarlo del compartimiento con algún recogedor, no con las manos. No es solo porque resulta antihigiénico hacerlo con las manos, sino que estas hacen que el hielo se derrita más rápido.

Refrigerantes y energía

Toda máquina tiene capacidades y especificaciones diferentes, por eso es que entre los modelos puede haber siempre diferencias entre los refrigerantes usados y hasta el tipo de conexión eléctrica.

Refrigerantes

Si bien todas las máquinas de hielo utilizan refrigerante, hay diversos tipos, los cuales pueden variar entre cada modelo y en función de su calidad e impacto en la atmósfera. Los primeros que se usaban eran los CCF, los cuales se ha descubierto que tienen un impacto muy negativo en la capa de ozono y por eso fueron reemplazados por los hidrofluorocarbonos. Sin embargo, estos últimos también tienen un impacto, menor, pero negativo.

Por esto se han cambiado en gran medida por los hidrocarbonos, que son mucho más amigables al medio ambiente y no producen tanto gas de invernadero. El tema es que el servicio de mantenimiento de estas máquinas es más delicado porque son gases inflamables, así que al final del día deben ser revisadas y cuidadas por ingenieros.

  • Energía

Cabe destacar que normalmente los modelos que tienen algún tipo de conexión eléctrica diferente a la habitual son los industriales o modulares. Estos modelos pueden venir a veces con conectores de fase única o de tres fases, los cuales requieren de empalmes especiales hechos por especialistas.

Si eres manitas, podrías intentarlo, tampoco es algo extremadamente complicado. El tema es que es delicado, porque si no haces bien la conexión, la máquina puede no funcionar correctamente y dañarse eventualmente, o podría ocurrir algún problema o accidente en la red eléctrica del hogar.

Factores que también debes considerar antes de comprar

mejor-maquina-de-hielo

Una vez que ya conoces todos estos detalles más específicos sobre las máquinas de hielo, es hora de hablar también de esos otros aspectos que importan mucho a la hora de comprar una máquina para hacer cubitos de hielo.

  • Precio

No es un secreto que todos buscamos siempre la mejor relación calidad precio. Es decir, no queremos gastar un montón de dinero, pero tampoco queremos quedarnos con una máquina asequible, pero que no sirva para nada.

Básicamente, los modelos diseñados para uso casero tienen precios entre los 100€ y 200€, llegando incluso hasta los 300€. Sin embargo, la verdad es que esos que entran en el rango de 100 a 200€ son más que suficientes para el uso que se le da en la mayoría de hogares.

Con estos, seguramente tendrás hielo para compartir una copa con tu pareja o hasta para cuando invites a algunos amigos a una cena en casa. De todas formas, siempre mira la capacidad del aparato y la cantidad que puede hacer en cada tanda de cubitos.

  • Estilo

Hoy en día, la mayoría de máquinas de hielo disponibles y de buena calidad suelen tener diseños bastante guapos en acabados de acero inoxidable, así como en acabados negros, blancos o grises.

Todas esas opciones son bastante estándar y se consiguen con facilidad, pero también es posible dar con algún que otro modelo en otros colores como rojo o azul, los cuales van bastante bien para cocinas un poco más coloridas.

También tienes que ver la forma, no solo el color, ya que hay máquinas con forma muy cuadrada y esquinas marcadas, así como otras más redondeadas y con diseños un poco más fluidos. Siempre habrá para todos los gustos.

  • Simplicidad

Como con cualquier otro producto, si es muy complicado de usar, eso te llevará a no querer tocarla más. Por eso, las máquinas de hielo deben ser fáciles de usar y tener opciones de fácil acceso como poner un temporizador, seleccionar el tipo y tamaño de hielo o encender y apagar.

También la simplicidad pasa por la facilidad de limpieza. Aunque pienses que simplemente usan agua y que por eso no se ensucian, estás equivocado. El agua siempre puede llevar minerales como la cal o algún tipo de aditivo usado en los procesos de saneamiento y potabilización. El tema es que eso siempre deja residuos en los filtros y otras partes de las máquinas, así que tendrás que limpiar cada cierto tiempo para asegurarte de que tu hielo siempre vaya perfecto.

Por eso es fundamental que el aparato tenga partes desmontables y fáciles de acceder para dar una limpieza completa.

  • Durabilidad

Siempre nos tratamos de asegurar de comprar un modelo de buena calidad con buenas especificaciones y que sepamos que va a durar mucho tiempo. Pero siempre entra en la ecuación la posibilidad de que la máquina se dañe antes de tiempo por algún desperfecto o defecto de fábrica. En esos casos siempre es fundamental contar con una garantía y servicio técnico oficial confiables.

Dicho esto, cualquier máquina de hielo digna de entrar en tu hogar debe durar al menos unos 3 años sin problemas y sin necesidad de mantenimiento fuerte. Con tal de que la limpies aproximadamente una vez al mes, deberías estar cubierto.

  • Reciclado de agua

Anteriormente, la mayoría de dispensadores tenían un sistema obsoleto en el cual el agua del hielo que se derretía quedaba en el contenedor y había que tirarla, o hasta te arriesgabas a dañar la máquina. Hoy en día, los nuevos modelos la reutilizan, ayudándote a reciclar litros de agua fácilmente, sin tener que rellenar tanto la máquina ni tirar el agua del hielo derretido constantemente.

Lo bueno es que la mayoría de los nuevos modelos incluyen esta función.

  • Fuente de agua

En las máquinas modulares se hace una conexión directa al sistema de agua del hogar. Pero en la gran mayoría de modelos integrales y domésticos, tienes que reponer de forma manual el agua limpia o filtrada.


Las preguntas más frecuentes

🧊1. ¿Las máquinas de hielo se detienen al estar llenas?

Sí la mayoría de los modelos actuales, así sean de los más baratos, o incluso de gama alta, tienen algún sistema de apagado automático. En el caso de los modelos más económicos, el sistema es una especie de cable que toca el hielo y al llegar a lo más alto, el cable activa un sensor que hace que la máquina se apague y deje de producir hielo.

🧊2. ¿Necesitan algún tipo de desagüe?

La mayoría de modelos que se instalan debajo de la encimera necesitan algún tipo de desagüe, así como las grandes máquinas modulares. Merece la pena decir que los modelos más avanzados y costosos sí pueden mantener el hielo congelado y evitan que se derrita, por lo que no necesitan ningún tipo de desagüe.

Con los modelos integrales normales es necesario sacar el agua manualmente.

🧊3. ¿Qué tan grande debe ser una máquina de hielo?

Normalmente, los restaurantes suelen planear un consumo de unos 700 gramos de hielo por cada cliente, mientras que los bares u otros sitios que sirvan margaritas y otros cocteles, planean un consumo de casi 1.5 kg por cliente. Es decir, el doble.

Para uso en casa, fácilmente puedes pensar en esos 700 gramos como mucho.

🧊4. ¿Las máquinas de hielo tiran agua?

Una máquina de hielo no debería tener goteras o fugas de agua, pero sí que pueden aparecer con el tiempo y por diversos motivos. En esos casos tienes que mirar la máquina, desmontar las partes desmontables y revisar cualquier parte o contenedor que pueda estar desbordado y goteando. Si no encuentras nada, mejor contactar con el servicio técnico.

🧊5. ¿Usan mucha electricidad?

La verdad sí que pueden generar un gasto notable, sobre todo si las empleas todos los días. Ahora bien, los modelos más modernos suelen tener mucha eficiencia energética y consumen menos que los anteriores. Así puedes seguirlos disfrutando y te olvidas de las fastidiosas cubiteras de hielo de toda la vida.

🧊6. ¿Cuánto tarda una máquina en hacer hielo?

Las máquinas de hielo tienen algo llamado el ciclo de producción. En los modelos de alta calidad se producen alrededor de 10 cubos cada hora y media, es decir, unos 130 cubos al día. Claro, todo esto variará en función del contenedor de hielo y el ciclo exacto de la máquina que tengas.

Deja su mensaje